viernes, 19 abril, 2024

La pregunta de Lionel Messi que nadie supo responderle en Barcelona: el motivo por el que pegó el portazo

“¿Con qué jugadores del plantel va a contar y qué refuerzos vendrán?”, quiso saber Lionel Messi en su reunión con Ronald Koeman del pasado jueves. La pregunta no tuvo respuesta por parte del flamante entrenador del Barcelona ni de la directiva, lo que terminó de madurar en el argentino la idea de irse de un club al que ya no ve competitivo.

El holandés le explicó al argentino que el presupuesto del club se había visto reducido de manera considerable producto de la crisis desatada por la pandemia y que en pos de intentar contar con más opciones para incorporar, primero habría que desprenderse de algunos jugadores que inflaban la masa salarial del club, como son los casos de Luis Suárez, en primera instancia, y de Ivan Rakitic y Arturo Vidal, para seguir.

Que sólo a partir de las salidas podría conocer el presupuesto para reforzar al equipo, lo que dejó sin palabras al argentino después de la reunión de aproximadamente una hora que mantuvo con Koeman. La reacción fue lo que luego conmocionó al mundo: el burofax que envió para anunciar su decisión de salir del club.

A partir de entonces los principales directivos del club blaugrana iniciaron intentos desesperados para convencer al argentino de permanecer. Ayer hubo contactos permanentes con Jorge Messi, padre de La Pulga, quien escuchó los argumentos referidos al contrato vigente, a una cláusula de la que Lionel no hizo uso en tiempo y forma, y fundamentalmente al grado de patrimonio histórico que el argentino tiene en el club pero nada de esto habría sido lo suficientemente convincente.

Jorge Messi y los abogados que representan al argentino ratificaron ante los directivos del Barcelona la postura de Lionel de buscar un nuevo desafío deportivo en una institución que aspire a la conquista de los máximos títulos, que en este caso sería el Manchester City, y pidieron establecer el modo en que el jugador finalizaría su ciclo en el club.

El presidente del club culé, Josep María Bartomeu, acorralado por su cuestionada gestión, es el principal oponente a la salida de Messi y menos en las condiciones en que el rosarino quiere marcharse: libre y gratis. Apela a la vigencia de su contrato pero estipuló, en conversaciones con el padre del jugador que, en caso de no dar marcha atrás con su decisión de irse, deberá hacerlo dejando dinero en las arcas del club y esto no será nada sencillo porque quien lo quiera sabe que tendrá que hacerse cargo de una cláusula de salida multimillonaria, acaso la que el dirigente necesita para evitar la crisis definitiva de un club que sufre por un presente que jamás imaginó.

(Fuente: TN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *