viernes, 12 julio, 2024

¡España le ganó a Francia y está en la final de la Eurocopa!

Les Bleus mostraron otra cara respecto a lo que venían: salieron a jugar más y un Kylian Mbappé que jugó sin máscara metió un centro perfecto que Randal Kolo Muani (el que no pudo con Dibu en la final de Qatar) cabeceó al gol. Así, tenían resultado y pelota a su favor ante un rival que no se encontraba.

Pero claro, esta España tiene un diferencial que se llama Lamine Yamal. El pibito de 16 años de la nada sacó un zurdazo espectacular que se clavó al ángulo para hacer el 1-1 y ser el más joven en convertir en una Euro. Venía de tres asistencias en el campeonato y esta vez anotó el suyo en el momento más importante y para festejarlo con esas lágrimas que mostró en Munich.

Esa joya desató otro partido y la Francia sólida que se había visto anteriormente se volvió endeble no por su defensa sino por un mediocampo ausente. Tchouaméni no marcaba, Rabiot perseguía y Kanté trataba de tapar todos los huecos. Eso lo aprovechó la Roja apenas después del 1-1 y fue con otra distinguida jugada de calidad individual. Dani Olmo la bajó con tanta clase y calidad que casi se autoasistió, sacó su remate cruzado que Jules Koundé la terminó metiendo en su propio arco y 2-1.

Lamine Yamal, figura de una semifinal de Euro con 16 años (REUTERS).Lamine Yamal, figura de una semifinal de Euro con 16 años (REUTERS).

Una ráfaga de cinco minutos en la que España resolvió pasar de estar perdiendo a ganarlo. Todo en un primer tiempo en el que fue pura dinámica y peligro de uno y otro lado. Porque los de Didier Deschamps insistieron principalmente por el lado de Ousmane Dembélé, desequilibrante pero poco eficaz con sus jugadas. Esa fue una de las decisiones pesadas del DT: porque dejó en el banco a Antoine Griezmann, una figura (cuando entró apenas la tocó).

Francia, poco mediocampo y solo individualidades

Y con esa desesperación de ir a empatarlo, Francia fue y cargó contra el arco rival (con poca claridad) mientras España le tocó tener la faceta que menos le gusta, la de esperar y resignar la pelota y así también cumplió. Tuvo el control porque a Francia le faltó ese juego colectivo que tampoco buscó ni necesitó. Todo apuntó a jugadas individuales con el buen ingreso de Bradley Barcolá.

Mbappe eliminado y atrás la alegría de Yamal (REUTERS).Mbappe eliminado y atrás la alegría de Yamal (REUTERS).

¿Mbappé? Empezó bien con la asistencia pero se metió poco en partido. Primero en la izquierda y luego más tirado al centro del ataque pero evitando ser el generador galo. Tuvo su gran chance a los 40′ del ST cuando desde la izquierda gambeteó y se hizo el espacio pero el remate le salió a las nubes. El resumen de una Euro marcada por sus inconvenientes físicos con el golpe que le rompió la nariz en el debut vs. Austria.

Para él y todos los franceses esta Euro era una obsesión sabiendo que su país no la conquista desde el 2000 y era una deuda pendiente para un plantel que llegó a dos finales de Copa del Mundo. No podrá ser tampoco esta vez (en la Euro no hay partido por el tercer puesto como en los Mundiales) y para el 10 será turno de pensar en su futuro: el Real Madrid ¿y operarse la nariz?

Dani Olmo y Luis De la Fuente, alegría española (REUTERS).Dani Olmo y Luis De la Fuente, alegría española (REUTERS).

España disfruta y celebra: se metió en su quinta final de Euro e irá por su cuarto título para superar los tres de Alemania en su tierra y también tras dejarlo en el camino. Un premio merecido para este equipo de Luis De la Fuente que es el que mejor fútbol demostró y con infinidad de puntos altos como Rodri, Fabián Ruiz, Dani Olmo, Nico Williams, Lamine Yamal… todos aplicados a ser un gran equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *