martes, 27 febrero, 2024

Día mundial del Yaguareté: esperanza para una especie en peligro crítico de extinción

El Yaguareté se encuentra en peligro crítico de extinción en Argentina. En los Esteros del Iberá un proyecto de reintroducción lo está trayendo de vuelta y ya logró establecer una población fundadora de dieciocho individuos libres que está mejorando la salud del ecosistema y generando un importante atractivo para el turismo de naturaleza.

El 29 de noviembre se celebra el día mundial del yaguareté para concientizar sobre su conservación y destacar la importancia de esta especie para la salud de los ecosistemas. En Argentina, la caza y la destrucción de ambientes naturales provocaron que el yaguareté pierda más del 95% de su área de distribución: hoy sobreviven apenas entre 200 y 250 yaguaretés en todo el país.

Sin embargo, un pionero proyecto iniciado en 2012 en los Esteros del Iberá permite tener esperanzas para su recuperación: el Gobierno de Corrientes, Parques Nacionales, Rewilding Argentina y Tompkins Conservation se unieron con el propósito de traer de vuelta al predador tope a la provincia de Corrientes.

Una vez finalizada la construcción del Centro de Reintroducción del Yaguareté en la isla San Alonso, en el corazón del Parque Iberá, y gracias a la donación de ejemplare por instituciones de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y a la participación de científicos y expertos de la especie, se constituyó en los años siguientes una población fundacional.

En el año 2021 se comenzaron a liberar los primeros individuos y, como resultado, hasta el momento el Parque Iberá cuenta con una población saludable y en crecimiento de al menos dieciocho yaguaretés libres. Así, Corrientes pasó de no tener ningún yaguareté libre en los últimos setenta años a albergar a casi el 10% de los yaguaretés que habitan en Argentina, además de ser la provincia de la región chaqueña argentina con la mayor cantidad de individuos. Más aún, Iberá se encamina a convertirse en el Parque Nacional de Argentina con el mayor número y las densidades más altas de estos felinos.

El yaguareté es esencial para mantener la salud del ecosistema: su presencia regula, por depredación o competencia, a las poblaciones de otras especies, con un efecto “de cascada” a lo largo de la cadena trófica.

De hecho, monitoreos científicamente robustos están permitiendo documentar los efectos sobre el ecosistema que resulten del regreso de su depredador tope. Evaluar y monitorear de manera sólida y confiable estos efectos es una tarea fundamental pero sumamente compleja que requiere del trabajo mancomunado de diversos institutos del CONICET, Proyecto Yaguareté y Rewilding Argentina, con el apoyo de National Geographic Society.

A pesar de lo titánicos que parezcan, estos proyectos son necesarios para que las especies regresen a los lugares en donde desaparecieron por causas humanas y vuelvan a cumplir sus roles ecológicos. Este es el primer proyecto a nivel mundial que intenta restablecer al yaguareté en una región donde se había extinguido, y sus resultados auspiciosos hacen que sea observado como ejemplo a ser replicado en la Mata Atlántica de Brasil y en el sur de los Estados Unidos

La vuelta del yaguareté, además, impacta positivamente en las localidades vecinas al parque, ya que la posibilidad de sumar el avistaje del mayor felino de América consolida al Iberá como uno de los destinos de observación de fauna silvestre más importantes de Argentina.

Con la experiencia adquirida en Iberá, Rewilding Argentina junto a Parques Nacionales iniciaron en 2020 un proyecto para recuperar al yaguareté en el Parque Nacional El Impenetrable, en la vecina provincia del Chaco, donde se espera liberar próximamente las primeras hembras.

La historia del depredador tope de Iberá nos inspira a seguir implementando el rewilding para recuperar la salud de los ecosistemas de Argentina e impulsar nuevas economías que nos beneficien a todos

La situación del Yaguareté en el Gran Chaco

El yaguareté (Panthera onca) es el mayor felino del continente americano. Los machos alcanzan los 2,50 metros de longitud, incluida la cola, y llegan a pesar hasta 140 kilos.

La especie se distribuía desde el sur de Estados Unidos al centro-sur de Argentina.

Sin embargo, en los últimos 200 años ha desaparecido de su rango de distribución histórico principalmente debido a la cacería, disminución en la abundancia de sus presas y a la destrucción y fragmentación de su hábitat. Actualmente , la especie ocupa un 5% de su rango histórico de distribución en el país

La ecorregión del Gran Chaco que se distribuye entre Bolivia, Paraguay y Argentina alberga una altísima biodiversidad, representando un sitio clave para la conservación del yaguareté. Sin embargo, este complejo de áreas protegidas y tierras privadas enfrenta grandes amenazas para la conservación de ésta y otras especies.

En Argentina la población de yaguareté del Chaco Semiárido actualmente está conformada por menos de 20 yaguaretés , convirtiéndola en la más amenazada del país, comparada con las poblaciones de la Selva Paranaense (Misiones) y la región de Yungas (Salta y Jujuy). Causas de este colapso incluyen la intensa actividad de caza ilegal, la pérdida de ambientes naturales donde habita la especie, con una tasa de deforestación del Chaco Semiárido considerada una de las más altas de Sudamérica. Este escenario se repite en Paraguay, donde se registra la mayor proporción de cambio de uso de la tierra para la implementación de sistemas agropecuarios en la zona del Chaco Seco.

(Fuente: Fundación Rewilding Argentina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *