martes, 23 julio, 2024

A 26 años del atentado a la AMIA, Gobierno de Misiones recordó a las víctimas

Como se recuerda, hoy hace 26 años exactamente el  18 de julio de 1994.

La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) realizó ayer el tradicional acto, en esta ocasión virtual por la pandemia de coronavirus, para recordar a las 85 víctimas fatales y más de 300 heridos del ataque terrorista a su sede.

Con la consigna «Que la Justicia no se lave las manos. Este año el acto es virtual, pero el reclamo es tan real como siempre«, el acto se realizó a partir de las 9.53 –la hora en que explotó la bomba-, un día antes del aniversario, para dar lugar al cumplimiento de Shabat, el día sagrado de descanso para el judaísmo.

Esta semana el presidente Alberto Fernández recibió en la Quinta de Olivos a la familia de quien “soñaba con ser Presidente de la Nación» y en el marco del 26° aniversario del ataque terrorista se colocará una placa en la Casa Rosada haciendo mención a este anhelo con la aspiración de mantener viva la memoria y el reclamo de justicia por cada uno de los 85 fallecidos.

En Posadas, el presidente de la Comunidad Israelita, Marcos Alfici, recordó que en consonancia con los tiempos que se viven, este año, el lema es “Que la Justicia no se lave las manos”.

“Lo que quiero decir hoy, porque después de tantos años, la gente ya está perdida en el tema. La línea que había comenzado Nisman (por Alberto Nisman, murió en extrañas circunstancias cuando actuaba como fiscal en las causas vinculadas al atentado a la AMIA)  la continuó luego el fiscal federal Sebastián Basso)».

Agregó: «Está en el expediente acreditado, con tristeza, muchos datos interesantes que descubre quiénes fueron los responsables intelectuales y materiales inclusive de la voladura de la AMIA con un coche bomba. Lamentablemente, por razones que todos conocemos, nadie fue preso, todo quedó en procesamiento, pero nadie pagó semejante crueldad con la cárcel. Los perpetradores siguen sueltos”, expresó en comunicación con Radio Libertad.

Para Alfici, “es todo un tema difícil de asimilar como ciudadanos comunes porque hay toda una conexión local que nunca fue descubierta. Uno termina teniendo una paranoia que lo lleva a pensar que hay un Poder oculto dentro del Poder, que está en la sombra y que maneja a su voluntad las causas».

Añadió: «Esto fue gravísimo porque el terrorismo es terrible, no solo por los 85 fallecidos ni los heridos, sino por el terrorismo en sí, que fue lo peor que le pasó al mundo; porque no hay ningún fin superior que justifique conductas tan crueles e inhumanas”.

“Llegamos a los 26 años con una sed de justicia no saciada, nos sentimos desprotegidos por la falta de justicia”, añade el misionero que liga lo ocurrido en la AMIA con el primer atentado ocurrido en Argentina, dos años antes, también en Buenos.

“Lo más triste es que esto fue una réplica de lo que había pasado dos años antes con la voladura de la embajada de Israel. Aquello fue como un piloto de prueba para esta gran catástrofe que lastima no solo a la república sino a todo el mundo occidental que se une a nosotros en este clamor de justicia”.

Consideró necesario recordar qué es la AMIA. “Es un centro cultural adonde concurren judíos y no judíos. La bomba no distingue religiones ni nacionalidades, ni pertenencia de ningún tipo. Eso es lo trágico, que gente inocente paga con su vida la locura demencial de ciertos grupos nihilistas del mundo”.

(Fuente: M.O)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *